Pre-(de)ambulo

Este es el diario de alguien que se sabe de paso en el planeta tierra; de alguien que sabe que la Realidad no es lo que parece.

La vida es un juego, una película con un guión aparente y otro subyacente. Soy actor y director a la vez, si bien hay una parte consciente y otra inconsciente en estos papeles. Estoy tratando de descifrar la inconsciente, estando atento a las repeticiones, a las sincronías y a mis estados de ánimo en relación a los sucesos en los que participo.

Mi trabajo es el diario de un periodo de mi vida que arranca con la desilusión. En 2006 dejo a mi pareja y dejo mi casa. En 2012, vivo una insólita experiencia física de conexión con la naturaleza y con lo que hay más allá de su apariencia, que después averigüo que tiene un nombre: el despertar de la kundalini. Decido cambiar mi residencia habitual de Barcelona a Sant Pere de Ribes, un pueblo a unos 40 kilómetros. Dos años más tarde dejo de trabajar. Sin las presiones del trabajo y fuera de las dinámicas de la gran ciudad me abro a una nueva manera de vivir. Comienza un periodo rico en sincronías y un cambio gradual de perspectiva con respecto a todo lo conocido que dota a mi vida de un cierto sentido. Cuando me abro a la sincronía el tiempo se detiene. Paralelamente empiezo a hacer viajes en bicicleta de cada vez mayor duración.

Desde entonces y de forma ininterrumpida hasta la fecha, escribo un diario personal. En un principio lo concibo como una herramienta terapéutica, registrando una serie de acontecimientos de mi pasado que puedan darme respuesta a preguntas acerca de mi presente. Pero con el tiempo se convierte en un relato creativo y abierto, en una interpretación de mi recorrido como ser humano en el plano físico, como el registro de una vida que desde lo cotidiano se abre a lo maravilloso.

Como desenvolverse por la web:

Aun siendo un blog, las entradas están trabajadas en el tiempo, extrayendo y resaltando los datos significativos, enlazando datos que hilan experiencias del mundo de los sueños con el mundo de la vigilia, situaciones que remiten unas a otras, a veces con varios meses de distancia y que a través de la relectura y el análisis han ido adquiridiendo sentido y se han revelado relacionadas.

Las entradas no tienen nombre, tan sólo la fecha en la que suceden los acontecimientos, y están categorizadas por el lugar geográfico en el que me encuentro cada día. Una fecha y un lugar, tiempo y espacio, las dos coordenadas en las que sucede todo lo aparente y bajo las que emerge otro nivel de realidad.