07.06.16

Blackford – Cupar

Duermo hasta las 5:30 h. aunque no me levanto hasta las 7:30 h. Duermo muy bien, como cada noche hasta ahora; en Escocia la acampada libre está permitida y eso me da una tranquilidad extra.

Sueño

Estoy acampado en Sant Pere de Ribes. Me encanta la sensación: soy libre, controlo mi espacio y además participo de la comunidad. Abro la tienda y me encuentro con Rata, de los Eapos. Hablamos. Le hace gracia que esté con la tienda en medio del pueblo. Le cuento que he tenido un sueño en el que estaba con Clara en la cocina de Cal Pinxo. Nos miramos a los ojos y mientras hacemos unas muecas con la cara, ambos entrábamos en un estado de conciencia alterado, como bajo los efectos de las drogas. El pelo de Clara se vuelve eléctrico, se crespa. En un momento, le apunto la cara con unas tijeras. Es un juego, un teatro, no tengo ninguna intención de hacerle daño. La escena duro unos segundo sólo. Después de la narración el Rata me dice: “¡Ah, has tenido un recuerdo de cuando te drogabas cuando eras joven”.

Voy hacia Cupar por carretera local, bastante tranquilo durante lo que creo que van a ser unas tres horas, que al final se convierten en más porque me paro a comer cerca de Perth (ya tengo dinero en el banco y compro un sandwich en una estación de servicio) y después me pilla una lluvia torrencial. Reacciono rápido y me pongo los impermeables en medio de la carretera. Cae una tormenta de granizo repentina y no puedo seguir en bici bajo la lluvia, así que me refugio en un garaje. El propietario de la casa flipa un poco al verme en su propiedad, pero enseguida me trae un té buenísimo para calentarme mientras pasa la tormenta. Es muy hospitalaria la gente aquí en Escocia. Llego a Cupar algo antes de las 17:00 h. y mientras dejo la bici en una farola para buscar la dirección de mis amigos compruebo que estoy frente la calle donde viven, a pocos metros de su casa.

Guardar

Guardar