14.11.11

Salgo a correr por Montjuic, de noche. Cuando llego a la zona de cruising trato de exorcizar un antiguo sentimiento de culpa por practicar sexo con desconocidos. Corro mucho, de forma enloquecida. No veo bien porque la noche es cerrada y casi no hay iluminación artificial. En un momento de la carrera, tropiezo con una cadena que cruza un camino y caigo estrepitosamente al suelo. La caída me causa heridas, contusiones y rozaduras en la pierna. Me incorporo y, por un momento, me parece que no puedo andar. Me siento perdido, solo. Entonces saco fuerza de flaqueza y voy caminando a casa sin pensar en el dolor. Cuando llego compruebo que las heridas son mucho menos graves de lo que eran inicialmente, casi superficiales. Me sorprendo de la capacidad de recuperación de mi cuerpo.

16.11.11
05.11.11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *